METTA SUTTA*

Karaäìyam atthakusalena,
Yaç ta’ santaç padaç abhisamecca, 
Sakko ujù ca suhujù ca,
Suvaco c’ assa mudu anatimànì. 

Aquel que desea penetrar el estado de paz
(Nibbàna) y persigue su propio bienestar
debería ser capaz, recto, muy recto, obediente,
apacible y sin vanidad. 

Santussako ca subharo ca, 
Appakicco ca sallahukavutti, 
Santindriyo ca nipako ca, 
Appagabbho kulesv ananugiddho. 

Debería estar satisfecho, ser fácil de 
mantener, tener pocas actividades y pocas
posesiones, controlado en sus sentidos,
prudente, sin desvergüenza y sin apego a familias.

Na ca khuddam àcare kiñci, 
Yena viññù pare upavadeyyuç. 
Sukhino và khemino hontu, 
Sabbasattà bhavantu sukhitattà 

No debería cometer la más mínima falta
que podría ser objeto de censura por parte de los 
sabios. Que todos los seres estén felices y seguros.
Que estén felices en sus corazones.

Ye keci pàäabhùt’ atthi,
Tasà và thàvarà v’ anavasesà,
Dìghà và ye va mahantà,
Majjhimà rassakà aäukathùlà. 

Diååhà và ye va adiååhà,
Ye va dùre vasanti avidùre, 
Bhùtà va sambhavesì va, 
Sabbasattà bhavantu sukhitattà.

Que todos los seres que existen, débiles o
fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, 
pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos,
cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los
seres sin excepción estén felices.

Na paro paraç nikubbetha, 
N’ âtimaññetha katthaci na kañci,
Byàrosanà paåighasañña, 
N’ âñña-m-aññassa dukkham iccheyya. 

Que nadie engañe ni desprecie al otro
en ningún lugar; que no desee el sufrimiento
del otro con provocación o enemistad.

Màtà yathà niyaç putta-,
M’ âyusà ekaputtam anurakkhe, 
Evam pi sabbabhùtesu,
Mànasaç bhàvaye aparimàäaç.

Así como una madre protege a propio hijo,
su único hijo,
a costa de su propia vida,
de la misma forma
uno debería cultivar un
corazón sin límites hacia todos los seres.

Mettañ ca sabbalokasmi’,
Mànasaç bhàvaye aparimàäaç,
Uddhaç adho ca tiriyañ ca,
Asambàdhaç averam asapattaç.

Que sus pensamientos de amor llenen todo
el mundo, arriba, abajo y a lo largo; sin diferencias, 
sin malicia, sin odio.

Tiååhaç caraç nisinno va,
Sayàno yàvatà 'ssa vitamiddho,
Etaç satiç adhiååheyya,
Brahmam etaç vihàram idha-m-àhu. 

Parado, caminando, sentado o acostado,
mientras despierto uno debería cultivar esta
meditación de amor. Ésta, ellos dicen, es la
mejor conducta en este mundo.

Diååhiñ ca anupaggamma,
Sìlavà dassanena sampanno,
Kàmesu vineyya gedhaç,
Na hi jàtu ggabbhaseyya puna-r-eti. 

Sin caer en opiniones erróneas,
virtuoso y
dotado de visión,
uno elimina el apego a los sentidos y

realmente no viene de nuevo al vientre.

Metta-suttaç niååhitaç

Fin del Metta Sutta 

*Texto editado y traducido del pali por Bhikkhu Nandisena. Edición del Sexto Concilio Buddhista. Referencia canónica: Khuddakapàåhapàøi,  10-12; Sutta Nipàta, 300-1. Este material puede ser reproducido para uso personal, puede ser distribuido sólo en forma gratuita. ©CMBT 1999. Última revisión lunes, 13 de marzo de 2000. Fondo Dhamma Dana. Este documento requiere la fuente Times Pali.