METTA SUTTA*

46-47(1) Por el poder de este discurso, las divinidades (yakkha) no muestran visiones terroríficas. Aquel que se esfuerza en esta práctica día y noche duerme confortablemente y no tiene malos sueños. Recitemos este discurso que esta dotado de esas cualidades.

48. Aquel que desea penetrar el estado de paz
(Nibbàna) y persigue su propio bienestar
debería ser capaz, recto, muy recto, obediente,
apacible y sin vanidad.

49. Debería estar satisfecho, ser fácil de 
mantener, tener pocas actividades y pocas
posesiones, controlado en sus sentidos,
prudente, sin desvergüenza y sin apego a familias.

50. No debería cometer la más mínima falta
que podría ser objeto de censura por parte de los 
sabios. Que todos los seres estén felices y seguros.
Que estén felices en sus corazones.

51-52. Que todos los seres que existen, débiles o
fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, 
pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos,
cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53.
Que nadie engañe ni desprecie al otro
en ningún lugar; que no desee el sufrimiento
del otro con provocación o enemistad.

54. Así como una madre protege a propio hijo,
su único hijo,
a costa de su propia vida,
de la misma forma
uno debería cultivar un
corazón sin límites hacia todos los seres.



55.
Que sus pensamientos de amor llenen todo
el mundo, arriba, abajo y a lo largo; sin diferencias, 
sin malicia, sin odio.

56. Parado, caminando, sentado o acostado,
mientras despierto uno debería cultivar esta
meditación de amor. Ésta, ellos dicen, es la
mejor conducta en este mundo.

57. Sin caer en opiniones erróneas,
virtuoso y
dotado de visión,
uno elimina el apego a los sentidos y

realmente no viene de nuevo al vientre.

Fin Metta Sutta

*Traducción del pali por Bhikkhu Nandisena. La edición usada es la del Sexto Concilio Budista. Referencias canónicas: Khuddakapatha 10-12, Sutta Nipata 300-1. Este material puede ser reproducido para uso personal, puede ser distribuido sólo en forma gratuita. ©CMBT 1999. Última revisión lunes, 13 de marzo de 2000. Fondo Dhamma Dana. Este documento requiere la fuente Times Pali.

(1) Estos primeros versos son introductorios. La palabra de Buddha comienza en el verso 48.