¿QUÉ ES VIPASSANA?*

 

La meditación vipassana es una meditación de observación. Le enseña a estar en el momento presente, vivir en el momento presente. Le enseña a estar consciente de todo lo que se le presenta y le ocurre a usted. Sólo el momento presente es importante. Y todo lo que ocurre en el momento presente a través de las seis puertas de los sentidos -ojos, oídos, nariz, lengua, cuerpo y mente- debe ser notado, atendido, observado como objeto de meditación.

Cuando practica meditación vipassana, realizando anotaciones mentales o simplemente observando las distintas cosas que se le presentan, logrará un alto nivel de atención de tal forma que podrá ver las cosas como realmente son. Percibirá la real naturaleza de la mente y del cuerpo, de los fenómenos mentales y físicos de que usted está compuesto. "Real naturaleza" significa la naturaleza de transitoriedad, la naturaleza de sufrimiento y la naturaleza de insubstancialidad o la ausencia de un ser o alma incambiable. Es importante percibir estas tres características de los fenómenos de tal forma que pueda adquirir una concepción correcta de las cosas, de tal forma que pueda tener menos apego a la mente y el cuerpo, y gradualmente poder debilitar las impurezas mentales que previenen la iluminación.

Cuando practica meditación vipassana, elige un objeto en donde enfocar su mente. Este objeto será el objeto "primario" de meditación. Tradicionalmente, la respiración se utiliza como objeto. Mantiene su mente enfocada en la respiración y realiza anotaciones mentales "adentro-afuera-adentro-afuera" junto con la respiración. Durante las anotaciones de la respiración cuando su mente se pierde o se distrae, realiza anotaciones de esto también, como "pensando" u "oyendo" o "distracciones" o "emociones," etc. Y también realiza anotaciones de las sensaciones en su cuerpo. De esta forma, observa todo lo que le está ocurriendo o lo que se le presenta a través de las seis puertas de los sentidos.

Manteniendo su mente en el objeto de meditación, podrá desarrollar concentración o unificación de la mente, lo cual es necesario para que ocurra el conocimiento de penetración de la real naturaleza de la mente y del cuerpo. Sin concentración esto no puede ocurrir. Entonces, lo que primero necesita es concentración. Y para tener concentración primero debe mantener su mente enfocada en un objeto. Si puede mantener su mente enfocada en un y en el mismo objeto por algún tiempo, puede obtener la necesaria concentración. Pero descubrirá al comienzo que esto es muy difícil aun por un periodo corto. Esto es porque está tratando con la mente que es difícil de manejar y difícil de controlar. Usted puede retener un toro salvaje atado con cuerdas pero no puede atar su mente con cuerdas. Por lo tanto ata su mente al objeto con observación o con atención completa. Al comienzo la atención no será lo suficientemente intensa para ligar la mente a un objeto y tendrá muchas distracciones que interferirán su meditación. Pero cuando las distracciones se le presentan, ya sea a través de los ojos, oídos, nariz, etc., no se sienta irritado o enojado; simplemente haga que ellas sean los objetos de meditación realizando también anotaciones de ellas.

La belleza de la meditación vipassana radica en el hecho que todas las cosas son objetos de esta meditación. La respiración es solamente el objeto "primario." Si no hay otro objeto para notar, simplemente continúe notando su respiración; y si hay otros objetos, simplemente nótelos. Ya sea que mantenga su mente en la respiración o en otras distracciones, está meditando bien si es consciente de los objetos.

Cuando practica meditación vipassana debe tener paciencia y perseverancia. Y no se desaliente si al comienzo no obtiene concentración. Todos tienen está experiencia. Y abandone las expectativas cuando medite. Simplemente esté en el momento presente. Y si estos pensamientos se le presentan a pesar de las instrucciones, hágalos objetos de meditación. De esta forma podrá manejar efectivamente todo lo que se le presenta.

* * * * *

* Venerable U Silananda. Material preparado por Bhikkhu Nandisena. Reproducción de la traducción española con permiso del Venerable U Silananda. Este material puede ser reproducido para uso personal, puede ser distribuido sólo en forma gratuita. ©CMBT 1999. Última revisión sábado, 30 de diciembre de 2000. Fondo Dhamma Dana.